LA ABUELA

A veces una abuela se me engancha. Yo al principio no me doy cuenta. Lo hace sutilmente. Sin hacer ruido. Aprovecha cuando estoy relajada y confiada. Cuando dejo el control.

Entonces ella, cual lapa de la costa Brava, viene y se me engancha.

¿Qué cómo me doy cuenta? Pues porque empiezo a debilitarme o me duele la espalda o me canso mucho, como si la llevara a cuestas. Y es que es así literalmente, la llevo a cuestas y su energía de abuela cansada se mezcla con la mía, la absorbe, se la come y me deja vieja y cansada a mí.

¿Qué por qué me pasa? Pues no lo sé, quizá sea porque conmigo se vive muy bien. Soy una mujer honesta, verdadera, fiel y sincera, leal, espontánea, divertida y responsable, amable y respetuosa. Soy guapa y estoy sana. Soy inteligente y también muy lista y espabilada. Tengo un gran corazón y no soy rencorosa. Soy un poco vanidosa y me gusta sentirme querida y aceptada, pero eso también le pasa a la abuela lapa. Por eso le gusta engancharse a mí y compartir mis cualidades.

Yo dejo que esté conmigo unos días…¡como no tengo abuela!…, hasta que la despido respetuosa y amablemente.

Un comentario en “LA ABUELA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s