SEPTIEMBRE

Aún recuerdo ese 15 de septiembre a mediados de los 70. Llovía a cántaros. El dictador acababa de morir en su cama. Y yo estaba a punto de empezar el curso de C.O.U. que me abriría las puertas de la edad adulta.

Nunca he dejado de tener esa sensación de terror ante lo nuevo, ese miedo ante lo desconocido que te paraliza y en mi caso particular somatizaba con un colón irritable que me ha jugado muy malas pasadas hasta hace poco.

Septiembre también es un mes de despedidas. Mi madre y mi padre se fueron en septiembre, como si se hubieran puesto de acuerdo, como si quisieran mostrarme que la vida es eso: principios y finales eternos.

En septiembre empieza el año de nuevo. En septiembre los niños vuelven al cole con todos sus miedos y todas sus ilusiones. Septiembre es un regreso a la cotidianidad después de los días de desenfreno gastronómico y playero.

Septiembre te ancla a tierra y te recuerda que necesitamos esa costumbre que nos da seguridad. Nos entran ganas de cuidarnos, nos hacemos propósitos que duran lo que dura el mes y oteamos el año con la perspectiva de un otoño distinto y único.

Necesitamos los ciclos de la vida. Somos cíclicos, humanos entre el caos y el equilibrio.

Septiembre es un regalo. Aún hace buen tiempo, el día es todavía largo, tenemos uvas e higos y ganas de volver a empezar.

Que no nos falten las ganas de volver a empezar.

Gracias septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s