LA AVENTURA DE VIVIR

Desde el sofá de la madurez, después de haber experimentado tantos escenarios de emociones, me asomo al anfiteatro de mi vida y todavía siento que puedo aprender. Todavía necesito mejorar como ser humano. Y antes de que mi corazón deje de latir, me gustaría lograr ser mejor persona, más humilde, más sabia, más bondadosa, más amable.

Seguir viviendo el asombro, la duda, la inocencia, las ganas de volver a empezar, la energía del amor incondicional, la impaciencia por lo bueno, el desinterés por lo malo.

Saboreando el deterioro físico en aras del crecimiento espiritual. Del agradecimiento infinito, de la gratitud eterna.

Mirando el horizonte de la vejez en paz con mi alma y en guerra con el sufrimiento de mi mente.

Apreciar lo vivido y encontrarle sentido a lo mal vivido, a lo malgastado, al dolor y la pena, al cansancio, el hastío y llanto.

Y subirme a la nube del final de la vida con mi nieto cabalgando al compás del viento. Y saber que todo lo que hice fue todo lo que pude y todo lo que dije fue todo lo que supe.

Que venimos al mundo sin manual de instrucciones, sin piezas de recambio, sin segundas opciones. Que lo que al fin pasó, al fin fue inevitable y al final aceptar que pasó lo mejor que podía pasarte.

La vida es un enigma del que no puedes zafarte. Vinimos a vivirla con amor y valentía y coraje.

POEMA DE PERMISIÓN – Jorge Oyhanart

No intentes cambiar a nadie: limítate a iluminar…,porque es tu luz la que invita a tu prójimo a cambiar…,

Que en estos tiempos extraños en que elegiste volver, tu tarea, compañero, no es otra que la de “ser”.

Y si ese que va a tu lado se encuentra dormido acaso, respeta su desarrollo y su aparente retraso…

Contémplalo con ternura y acéptalo tal cual es, y déjalo que prosiga marchando sobre sus pies.

No te olvides que él está siguiendo su “plan de vida”: ese que le armó su alma al preparar su venida.

Y tú no puedes lograr que eleve sus vibraciones ,ni con presiones abiertas ni sutiles empujones….,porque hay ciclos en la vida que no se pueden forzar:¡ya su corazón un día se abrirá de par en par!

Y entenderá cabalmente de forma clara y certera, que esta vida es solamente una ilusión pasajera…

Tú entra en tu propio silencio, y en forma suave y callada, deja que tu luz internase filtre por tu mirada.

Tu impronta suave y serena produce su propia acción, y esparce sobre las cosas silenciosa inspiración…

Y cuando dejas que el otro transmute su propia cruz, no intentas cambiar a nadie…¡pero los cambia tu luz!

RECUERDOS

Cuando no recuerdas nada, cuando todo se te olvida, cuando intentas recordar pero el pasado es mentira y todo lo que viviste se te escapa de puntillas.

¿De qué sirve recordar lo que te hizo sufrir? Recuerda sólo lo bueno, lo demás que te tenga sin cuidado. Rencores, resentimientos, culpas y otros desencantos, ¡qué sabia es tu cabecita, que se olvida de lo malo!

No lo haces a propósito, es tu esencia la que actúa, te protege de los ratos donde viviste amargura. Seguro que fueron muchos, viven en tu pensamiento, por eso dicen los sabios que pienso porque me miento.

Así que dale las gracias a tu alma y a tu esencia que te saca del abismo, de recuerdos e impaciencias.

Que te enseña que el ahora es lo único que importa, que el pasado ya murió y por suerte ya no existe.

Dale las gracias al sol, que amanece cada día, a los pájaros que cantan sin recordar si llovía. La vida siempre comienza, no malgastes tu energía en recordar el pasado que ayer mismo se moría.

OUT OF ORDER

Desconecta del mundo, de los problemas, las notícias, los verbos transitivos y los intransitivos.

Olvídate de todo lo que aprendiste, de lo que te enseñaron, de tus dogmas, de las verdades que son mentira, de las mentiras que son verdad.

Sal de tu cuerpo, y súbete a esa nube, cabalga sobre el horizonte y alcanza el infinito. Que nada te detenga

Pisa los charcos y pinta el arcoiris en tus sueños.

Todo lo puedes, todo lo sabes, todo lo eres.

Mírate después de la tormenta, como el caracol que saca sus cuernos al sol.

Salúdale, comételo, bebételo y fúndete con él. Eres dios, eres el sol, eres el primer principio y el último. Eres el Amor que no se extingue y el fuego que nunca se apaga, el agua que brota siempre y el aire que te acompaña. Respira, siente, ama. Eres por siempre y para siempre. Eres.

A MIS HIJAS

Quererte como eres, no como he proyectado que seas.

Amar todo de tí, incluso lo que no comprendo.

Respetarte como adulta, aunque no me haya dado cuenta de cuándo ocurrió que te hiciste mayor.

Verte y admirar tu camino, en paralelo al mío, pero sin interferir uno con el otro.

Sentirte dentro de mí, aún cuando estés lejos física o mentalmente.

Merecer todo tu amor y saber recibir el que me das, consciente e inconscientemente.

Escucharte sin opinar, apoyarte sin aconsejar, acompañarte sin invadir tu intimidad.

Acunarte, amamantarte, cantarte, acariciarte, abrazarte, pasearte, dormirte, jugar y cansarte.

Eres mi hija y eso es lo único importante.

9 meses en mi panza

Toda la vida en mi corazón ❤

COLAPSO

Desde un lugar muy lejano, en donde todo es paz y tranquilidad, te escribo alma mía que me acompañas desde antaño.

Desde ese lugar que no recuerdo con mi cerebro humano y limitado, te siento alma y te animo a seguir dándome abrigo en las noches de colapso.

Esas noches traicioneras en las que la mente te invade con realidades que te hacen sufrir.

Y sufres porque tu mente te miente, te engaña, te muestra una realidad que no existe. ¡Hay tantas realidades! ¿Por qué escoger la que te hace sufrir? Escoge la amorosa, la bella, la maravillosa, la que sueñas, la que anhelas, la que te mereces por derecho divino. Porque somos dioses envueltos en trajes de celofán que no nos dejan respirar. Libérate de los trajes que te ahogan, despliega las alas y… vuela.

DESDE LA AZOTEA

Y te asomas a la azotea de la vida y el viento del norte te azota en la cara.

Respiras, recuerdas que la misma circunstancia nunca se repite, ni las mismas caras.

Tu historia es personal e intransferible, los amores y odios no se heredan. Y nunca aprendes de tus mayores. Cada uno tiene que caminar su senda.

Cuando envejeces, piensas más en tu madre, en tantos desencuentros y miserias, en las conversaciones inacabadas, en el abismo generacional y en el profundo amor con el que la recuerdas.

Y la ves en tus manos y en tus canas y en cada arruga te pareces más a ella. La imaginas anciana y siempre bella, pero ella nunca quiso hacerse vieja.

Y es que la vida trae las cartas marcadas y no se puede regresar al ayer. Sólo aceptar y mirar el mañana, con la seguridad de que lo hiciste bien ayer.

Al menos lo hiciste como tu alma anhelaba, con tu corazón latiendo a flor de piel, con tanto amor como supiste, con la misma esperanza hoy que ayer.

Una vida a veces se hace corta para entender a todos los que te aman, así que ámalos igual sin entender.

LA ACCIÓN DE LA INACCIÓN

Aprender a no hacer nada no es holgazanear. Aunque la mente lo intente no te dejes apabullar por sus mensajes hirientes.

No hacer nada es hacer más si estás consciente, si eres consecuente, si unificas tu pensar, con tu hacer y tu decir. Y te sientes respirar hasta el fondo, sin sufrir.

No hacer nada es meditar, y en estos convulsos tiempos, vale más no dar palos de ciego.

Noticias de aquí y de allá…

Empieza a diseccionar la realidad que se ofrece como si fuera verdad.

Parece que nadie sabe lo que tiene que pasar, lo cierto es que el sol de tarde dentro de un rato se irá y mañana volverá a alumbrar en tu ciudad.

Mientras no se oscurezca el sol, seguiremos el camino, escucha a tu corazón, ese es tu único destino.

MI PASIÓN

Allá por el siglo pasado se despertó mi pasión, de la mano de mi padre que supo poner el bombón en mi boca de inocente niña con ilusión.

Y yo solita elevé a los altares un oficio apasionante, que se ejecutaba a oscuras, de incógnito, sin estandartes.

Un oficio de artesanos, apasionados amantes de la actuación, de la radio, del cine y de todas las artes.

Y no supe mesurar mi pasión desmesurada y sublimé una profesión que hoy no vale casi nada.

Y no fue culpa de nadie, ya se sabe que los tiempos cambian y lo que ayer era ley hoy no sirve, ni hace falta.

Acomódate al presente, no sublimes casi nada, nada vale más que tú, no le des tanta importancia.

Un trabajo es un trabajo. La vida es otra cosa, hermana, la magia la tienes tú, no está en ninguna pantalla.