APRENDE A PARAR

Desde pequeño te enseñan que en la vida hay que correr. No hay espacio para verte, para tocarte los pies.

Te despiertas y ya tienes que obedecer. Vestirte y acomodarte para salir ahí afuera, donde todos están tristes y no saben bien por qué.

Es el mundo del revés. No tienes tiempo de nada, ni de besar a tu hermana, ni de tomarte el café.

Hay que correr y correr y hacer como que no paras, producir, enloquecer, salir de ti y de tu alma.

Sólo cuenta dónde vives, en qué trabajas, cuánto ganas. Si llegas a fin de mes, si tomas cerveza o cava.

No te enseñan a parar hasta que te salen canas…y entonces oh¡ que afán por ser útil aunque sea a distancia.

Aprender a disfrutar del arte de no hacer nada, de mirarte para dentro, de escuchar ese silencio que aparece cuando paras.

Y disfrutar de las tardes, y aprovechar las mañanas. De desayunar despacio, de dormir cuando tengas ganas.

De comer cuando se pone el sol, de beber cuando haya sed, de caminar un poquito y de meditar después. De hacer yoga o bien chi kun, de coser o de zurcir, de reir de todo y nada, de vivir, solo vivir.

Y llegar a ser mayor y aprender a discernir que es mejor vivir así sin demasiada ambición.

Que merecemos tener una casa y un hogar, buena comida en la mesa y un corazón para dar todo el amor que te sobra a esa persona especial que por las noches se acuesta contigo en algún lugar.

DEL CIELO CAE AGUA

Del cielo cae agua para limpiar este mundo dual.

Se lava la cara la montaña y el mar.

Los árboles sacan sus ramas a fregar. Los pájaros se guardan, no se quieren resfriar. Y mis gatos maúllan porque no saben nadar.

Del cielo cae agua y llueve como si fuera el final, pero por el oeste el sol quiere volver a brillar.

Perfecto equilibrio, sinfonía sideral, el cielo y la tierra se retan a bailar. Se hacen cosquillas se intentan besar y así de repente el sol vuelve a asomar.

Bendita la tierra, el agua, el sol, y el viento que le sopla a tu corazón.

Ya no cae más agua, limpieza total, guárdate las penas y empieza a cantar.

GUERREROS DE LUZ

Si cuando llueve te mojas y cuando hay luna la miras. Cuando hace sol te lo comes y a las estrellas suspiras…

Ya pueden mandarte órdagos y asustarte con vacunas, intentar desenraizarte de tu esencia limpia y pura…

Lo tienen mal, compañera, estos pobres hombres de la guerra que no hacen más que mandar, constreñir y cabrear.

Quédate quieta y observa, mira desde la azotea, este montaje indecente que hace sufrir a la gente.

Que a muchos hace dudar y a otros obliga a vacunar con la vacuna del miedo que no sirve de consuelo.

Respira amiga, respira y súbete a esa colina. Y camina a pie descalzo con tu fuerza cristalina, que no teme, que no duda, que tiene certeza absoluta de su poder imponente que subyuga al indecente.

Que catapulta al cobarde y convence al miserable. Que sabe que somos dioses invencibles, respetables.

Que la tierra es nuestra madre y los niños intocables. Que no vamos de farol, que conocemos nuestra misión.

Que la tierra es nuestro hogar y somos polvo estelar.

No juguéis más con nosotros que aunque parezcamos pocos, somos los más imponentes, fuertes, sabios, complacientes con la luz que hoy nos alumbra en esta aparente oscuridad diurna.

HASTA QUE EL CUERPO AGUANTE

Escribiré de noche hasta que el cuerpo aguante y explicaré bajito que no quiero morir. Porque la vida es bella y tú eres ¡tan bonito! que mirarte un poquito ya me hace feliz.

Escribiré de noche y te contaré alegrías porque para las penas prefiero no escribir. Te diré despacito que vuelvas, siempre vuelvas… te quedes un ratito y te vuelvas a ir.

Siempre escribo de noche porque es cuando estoy sola, cuando salen palabras y sonidos sin fin. Cuando escribo de noche me sobran esperanzas, alimento ilusiones y me vuelvo a reir.

Te escribiré que siempre, que siempre hay esperanza, que no te sientas solo, ni triste nunca más.

Que la vida es hermosa y que tú eres un Ángel. Que sobran las palabras. Que solo importa amar.

REGRESO A LA LUZ

Recordemos que el mundo tal como lo conocemos nosotros, tan contraído, cerrado, lleno de competencia, lleno de ideas de supervivencia, de escasez, de separación, a través del cual nos han enseñado que se navega usando el miedo, cuando se navega a través de la guerra, de la resistencia, de la reacción emotiva, este fantástico mundo que nos ha dado fantástica información, fantásticas experiencias, está muriéndose él solito, no requiere muchas acciones para llegar a su muerte, está implosionando automáticamente él solo. 

Todo lo que nosotros debemos hacer es seguir nuestro gozo, nuestra creatividad, nuestra imaginación, el mejor modo de responder al sistema que está muriendo, es abrazarlo con nuestro amor. 

Sólo cuando logramos amar de manera incondicional todos los aspectos de este mundo, no sólo los positivos sino también los negativos, cuando logramos sentir aprecio por lo bueno, por lo feo y por lo malo, sin ningún juicio, podemos ayudar a este mundo dual a llegar a su muerte, que no es la muerte, sino la transformación en amor. 

Mientas sigamos respondiendo con la reacción emotiva, mientras continuemos combatiéndolo, y respondiendo a lo que nos presenta con el juicio, lo seguimos nutriendo, continuamos siendo alimento para él, y no lo ayudamos a convertirse en luz como él mismo quiere. 

Porque cuando respondemos de esta manera le decimos al sistema “tú existes”, como somos muy potentes, cuando decidimos que algo existe, así es, sigamos entonces la voz de nuestra alma. El alma no juzga como correcto o incorrecto, el alma no se pierde en las emociones, el alma usa las emociones como nosotros usamos los sabores cuando comemos algo. Cuando comemos una manzana saboreamos su esencia, no usamos las emociones para reaccionar, cada vez que reaccionamos, combatimos, cada vez que juzgamos empuñamos las armas y vamos al campo de batalla, y le decimos que sí a esta matrix que quiere morir ahora, y el único motivo por el cual está viva es porque seguimos dándole atención con nuestro miedo.

Este sistema operativo cumplió sus propósitos y nos pide amarlo para que se pueda transformar en luz, y este es el acto de amor más maravilloso que podemos realizar en este momento.

Así que mandemos luz para combatir el sistema, para decirle que lo amamos y le agradecemos y que se puede ir y regresar a la luz.

EL DIFÍCIL ARTE DE ACOMPAÑAR

Acompañar sin invadir, acompañar sin molestar. Estar ahí sin irrumpir, saber hablar, aprender a callar.

El dificil arte de acompañar, cuando haces bien, cuando puedes sumar. Cuando aprendes a distinguir entre opinar y mandar.

Y controlar ese ego sutil que siempre intenta destacar, sobresalir y competir, ese ego estúpido y febril que sólo quiere molestar.

Aprender a estar sin exigir, para abrazar sin apretar, para dar besos sin herir, pasar de puntillas por ahí, aun cuando no puedas pasar.

El dificil arte de acompañar a quien más amas a tí mismo a tu otro yo, a tu ser sutil, a algún amigo,a tu hijo.

Acompañar desde el amor, desde tu esencia superior, desde esa frágil sensación de poder ser por un instante dios.

UNA PAREJA GENIAL

Al unísono, sonando y vibrando alto. Dos seres bellos, despiertos. Sois amorosos, hermanos!

Yo bendigo ese momento en que me abristéis la puerta y me distéis vuestra mano. Intenté ser bien discreta y no cogeros el brazo…

Sois maestros, sois hermanos, sois un tesoro en mis manos.

Sólo puedo agradeceros tanto amor, tanto cuidado.

Sois un faro que me alumbra, sois generosos hermanos.

Seguiré pues vuestra huella, vuestro ejemplo cotidiano. Desde el ayuno hasta el rezo, desde el silencio al abrazo.

Elsa y Javier sois divinos, almas viejas, jóvenes sabios.

Cuidadosos y discretos, vuestra vida está al servicio de un bien mayor, está claro.

Nos miramos con el alma, nos reconocimos de antaño…

Y hoy quisiera agradeceros tanta ternura y cuidados.

LA CIUDAD NO ES PARA TI

Te mereces respirar aire puro y salir a caminar entre pájaros y flores o bien cerquita del mar.

Sin ruidos de camiones, sin rostros de enfermedad. Con alegría en los ojos, con ganas de humanidad.

Las ciudades son lugares de tristeza y soledad. De trabajos a destajo, de miseria y suciedad.

Los perros van cabizbajos, los niños no pueden jugar.

Las ciudades vibran bajo sin solución de continuidad…

Libérate de estos antros, hermano de las estrellas. Abre bien tu corazón y olvídate de las penas.

No nacimos para estar atados de pies y manos. Pagando por respirar, con bozales bien tapados!

Aliméntate del sol, duerme bajo las estrellas, bébete el agua del mar y aléjate de las culebras que te obligan a tragar.

Miedos, culpas, odios, penas. Todo eso es la ciudad, yo ya estoy libre de ella.

¿Te animas a disfrutar otra vida verdadera? ¿Te atreves a dar el salto y a volar, bella alma buena?

Eres libre, eres un ángel. Eres lo que quieras que seas.

…….NOS SUBVALORAN……. Atribuido Alejandro Jodorowsky

Han cometido su mayor error.

Sabían que el colectivo humano estaba alcanzando una vibración muy elevada. Pero no eran conscientes de la cantidad de almas despiertas.

Se dieron cuenta del error de evaluación. Y se asustaron. Ahora ya no se esconden. Ahora tienen prisa por lanzar oficialmente un ′′ nuevo orden mundial “. Ahora sus ataques son directos y frontales. Y los ataques aumentarán.

Tratarán por todos los medios que la gente no despierte. Buscarán por todos los medios que los ′′ despiertos ′′ no se puedan comunicar para no despertar a los demás. Buscarán por todos los medios que los despertados sean vistos como locos o delincuentes.

Lo que hagan, no importa. El salto cuántico ya se ha producido. Es imparable. La humanidad ya contempla plantas y animales como almas que los animan. La humanidad ya respeta a la madre tierra. La humanidad ya entiende que no hay separación. Las almas que ahora se encarnan ya llegan como maestros. No más a experimentar. Solo se encarnan para enseñar a amar.


Podríamos ser testigos del cambio total o no. La transición podría durar una semana o 300 años. Pero es imparable. Pase lo que pase durante la transición, recuerden una cosa: ustedes fueron los que se ofrecieron. Para estar aquí y ahora. Pase lo que pase. Lo que sea que vean. Ustedes son los motores del cambio.

Solo se les pide una cosa. Solo una.
No sean ′′ comida “. Es lo único que deben hacer. Una cosa sencilla. No sean comida. El ser humano es uno de los generadores más poderosos que existen. Somos vórtices. Dependiendo de la polaridad hacia la que te alinees, creas altas o bajas frecuencias. Estas entidades oscuras se alimentan de bajas frecuencias, las hemos alimentado durante milenios. El despertar de la humanidad inclinó el vórtice colectivo hacia las altas frecuencias. Por eso ellos están atacando con tal salvajismo. Se están muriendo de hambre
Conéctate con tu alma. Y obsérvalos.


Si tu alma resuena a estas palabras, no des más un segundo de tu existencia para ser alimento. Elimina las bajas pasiones de tu vida. Odio, rencor, envidia, miedo, vicios, alimentos basura, mentiras, ambición. Egoísmo, tristeza, desconfianza. Todo esto genera energía densa. Comida para los oscuros. Sé consciente de tus emociones. Escúchame. De ti.


Y si en alguna ocasión te sientes en cualquiera de estas bajas vibraciones, cambia ipso facto tu energía. Pon una música que te eleve. Canta. Baila. Respira. Enciende un incienso. Abraza a tus gatos. Abraza a un amigo. Abraza a tu perro. Abraza a tu mamá. Abraza a tu familia animal. Sal a pasear por la naturaleza. Medita. Haz ejercicio. Haz lo que sea necesario. Pero cambia esa energía inmediatamente. Porque estás sirviendo de comida.


Siempre sé consciente. Y lo único que se te pide es no alimentar las hordas oscuras. Alimenta tu alma con todo aquello que te ayude a levantarte. Si te acostumbras a vivir en la frecuencia del amor, tu realidad cambiará a tu voluntad sin esfuerzo. Eres un ser poderoso Eres imparable. No temas a nada. Libera tu mente de la ′′ matrix “. Enfoca tu atención en lo que deseas. Pero sobre todo, disfruta, sé feliz, sonríe, canta, baila. Ama. Estamos vivos amando el todo. Y tú eres parte de esto. Con las estrellas y el sol. Y a todos las galaxias del universo. Tú eres amor

LAS ABUELAS QUE NO SABÍAN NADAR

Una abuela es un tesoro que no te puedes perder. Ha vivido y ha soñado lo que tú no puedes ver.

Las abuelitas de antaño vestían de negro y paño y llevaban zapatillas y mantones de manila.

Muchas no sabían nadar pero no les hacía falta, la cocina era su hogar y la limpieza su casa.

Daban de comer, compraban, cosían y remendaban. Nos reñían y adoraban en la misma proporción. Eran abuelas cañón, de rompe y rasga y escamas.

Tenían esa dulzura de vieja muy resabiada y pocas ganas de andar y menos de holgazanear.

Eran abuelas coraje, ceñidas en viejos trajes, con colores negro y gris y horquillas con cicatriz.

Yo quiero ser esa abuela que cocina, reza y vuela. Que canta coplas mundanas mientras te hace la cama.

La abuelita de los cuentos, la de todos los inventos. La abuela que siempre está cuando la quieres llamar.

Me gusta ser una abuela con la nariz aguileña, con la carita lavada y el corazón como espada, para poderte decir querido nieto divino que tu eres mi destino y el futuro de mi alma.