NO ME ENSEÑARON

No me enseñaron a no hacer nada. No podía ‘perder el tiempo’ debía estar ocupada en todo momento.

No hacer nada era ser vaga, aburrida, descuidada, había que estudiar mucho y aprender bien las lecciones.

Pero jamás aprendí a respirar con mis pulmones, ni a escuchar mi corazón, ni a hacer bien la digestión.

Mi cuerpo era un ser extraño dentro de una mente inquieta, que pensaba todo el día, que jugaba a ser perfecta.

Pero nunca lo logré, y me equivoqué mil veces o…tal vez no, tal vez fue como debía ser siempre.

Aprender a descansar, a parar, a no hacer nada, a averiguar qué te gusta, a elegir lo que te agrada.

Deberían enseñar este arte en las escuelas, el arte de ser tu mismo sin que le importe a cualquiera.

El arte de mirar dentro, de conocer tus pasiones, de disfrutar con tu cuerpo, de meditar tus reacciones.

Aprender a conocerse es sin duda una aventura.

“Sólo sé que no sé nada” dijo el sabio cerca de su sepultura.

Mírate por dentro amigo, escucha tus pesadillas, respeta tus interludios, perdónate los delirios, abraza tus resbalones.

Mira por dentro tu alma y reconócete sabio, y de ese modo mi amigo, nadie jamás te hará daño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s